Reflexionando…


Sin teoría revolucionaria no habrá praxis política. Envió esta reflexión para despertar el debate y la construcción colectiva del imaginario A.  después de los hechos  suscitados en Cajamarca queda un profundo vació conceptual acerca de la trascendencia del movimiento antiminero.

 

No a la minería ¿ ¡

 

El planteamiento anti minero nacido de la lucha campesina en Colombia viene acompañado con grandes interrogantes paradigmáticos incluso de origen civilizatorio, pues establecer una negación a la actividad minera es algo que rompe radicalmente con la visión de desarrollo implantado por las grandes corporaciones industriales.

Negarse a la minería es algo tan complejo que incluso implica aceptar nuestra animalidad en el ecosistema, no podemos ser un cáncer en la tierra, ni aceptar nuestra dinámica parasitaria de destrucción del entorno, actualmente existen comunidades que no practican este tipo de explotación de recursos naturales, porque precisamente no lo ven como recursos si no como un todo con vida vinculado al hombre, reconocernos como especie animal vincularía nuestra real existencia al medio.

Es pues un problema filosófico de construcción del imaginario colectivo, pues el hecho de que existan comunidades que no hagan este tipo de explotación de la naturaleza lo demuestra, es decir no es un dilema de si es posible o no, simplemente el desarrollo industrial de un sistema extractivo basado en la concentración de capital, o capitalismo, lo impuso como modelo y estilo de vida, como visión única del mundo.

Observar la ciudad demuestra la complejidad del planteamiento, el diseño de hábitat es totalmente sustentado por la minería, decir no a la mina es decir no a la civilización industrial y específicamente a el urbanismo como colmena de hábitat, pues han creado una pecera aislada de su naturaleza y lo peor de tipo expansiva e invasiva, partiendo de un absurdo matemático de crecimiento continuo y perpetuo con recursos limitados, esto es sentar un precedente histórico de tipo civilizatorio, ni siquiera se trataría pues de un cambio de administración política sino de hábitat, es decir de entorno y de estilo de vida.

La lucha antiminera es pues un planteamiento filosófico radical, a tal punto que es ya una corriente de pensamiento, que si penetrara todos los círculos revolucionarios propondría una revolución de cambio absoluto de paradigma, lo que exige el movimiento campesino e indígena en Colombia históricamente, la tierra concebida como totalidad, la cosmovisión de lo ancestral en la belleza natural, el imaginario de hacer parte de un ecosistema que debe mantener su equilibrio por la supervivencia de todo ser vivo que habita en ella.

Esta en marcha una revolución de nuevo tipo, una de supervivencia antropológica, una reacción biológica de la especie por la existencia y perduración de la misma, se disgregara la urbe,  porque los recursos para mantenerla, específicamente en lo energético (que incluso es la minería mas contaminante), ha llegado a su pico máximo de extracción, sin recursos fósiles para que circule la dinámica industrial, las ciudades solo serán jaulas y quienes resisten por un espíritu de lucha al sistema reconstruirá el mundo huyendo de este en decadencia. El peak del petróleo, del carbón y otros minerales, el agotamiento del agua dulce y la contaminación del aire, implica una oposición de vida o muerte por la existencia de la especie, no dejar que los territorios se conviertan en lodo toxico es un acto de valentía por la vida misma en toda su complejidad.

La permacultura nos permitirá la transición y la supervivencia, es la revolución que resiste al monstro industrial contaminante, es el reconocimiento histórico de la sabiduría campesina e indígena de nuestros territorios en toda su gama de diversidades, que por tanto tiempo la han ocultado, con objetivos militares,  de dominio y control de territorios, pues el proceso de agotamiento de recursos trae una invasión de tipo expansiva de una red corporativa que domina el planeta y que insaciablemente necesita de la extracción de recursos. Estos eventos que se desarrollan alrededor del mundo, involucra grandes imperios económicos dispuestos a desarrollar guerras con armamento altamente destructivo y de peligro para todo ser vivo sobre la tierra, encabezado principalmente por la confrontación Rusia / OTAN,O actores sorpresa como Irán o Corea del norte.

Hemos de impedir la barbarie ¡ una revolución nace del conocimiento como construcción colectiva de todo lo que percibimos, es el eje central del cambio, podemos ser miles de millones en la tierra solo si la revolución agroecológica, la bioconstruccion y una red de conexiones comunicativas se asumen para el cambio de habitat de una sociedad post carbono.

Disgrega la urbe ¡

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s